No es la bicicleta, es el sistema


En Agosto pasado fui a Copenhague a participar en un congreso de diseño presentando un artículo de investigación relacionado a la experiencia de uso. Tenía muchas ganas de  visitar esta ciudad ya que es una de las más amigables para los ciclistas. Mientras esperaba el registro en el hotel tomé un periódico,  me llamó la atención una nota en la primera plana, mencionaba que en los próximos años, quieren convertirla en la ciudad más amigable del mundo para ciclistas.  Viendo el  panorama de otros países es muy probable que lo logren.

  Figura 1. Leyendo en bicicleta

Andar en bicicleta en esta ciudad es tan natural, tan sencillo, tan fácil. Una tarde, mientras cenaba en una pizzería estuve observando a los ciclistas, pasó una mujer pedaleando con su bicicleta de carga y paseando a su perro. Más tarde, en una bicicleta similar un hombre conducía, mientras una mujer iba leyendo. Después pasó una familia, los niños iban atrás pedaleaban su bicicleta. Pensé que sí eso lo viera en Londres, o México, me quedaría una impresión de irresponsabilidad por parte de los padres. Es sorprendente ver a niños/as de 5 y 6 años usar la bicicleta en las ciclopistas con tanta confianza, sobretodo porque esos niños son los ciclistas futuros. En otras palabras, mientras en Londres, Nueva York, la Ciudad de México se está tratando de formar a ciclistas, conductores, peatones, a interactuar respetuosamente, en Dinamarca  ya hay varias generaciones formadas. 


 
 Figura 2. Los mascotas también viajan en bicicleta

Otro aspecto notable es que estos ciclistas en diferentes momentos son automovilistas, usan el transporte público y también son peatones. Esto genera una visión integral de la situación, ser peatón, conductor, o ciclista permite entender la situación de los demás. Esto lo menciono porque es común percibir las cosas sólo desde una perspectiva, como resultado los conductores creen tener derecho exclusivo sobre las calles, y es frecuente que los ciclistas no respeten a los peatones. Además, los peatones caminan por las ciclopistas obstruyendo el paso y al mismo tiempo poniéndose en riesgo.


 Figura 3. Bicletas viajando en tren

La infraestructura de Copenhague  promueve el uso de la bicicleta, pero también es una zona de tolerancia.  Las calles son muy amplias y hay espacio para todos, peatones, automovilistas, ciclistas.  Hay un sistema organizado para utilizar la bicicleta como un medio de transporte seguro y confiable, que a su vez se complementa con el resto del sistema de transporte. La transición para los ciclistas al usar otros medios como el metro o tren es muy sencilla. Cuando menciono la palabra transición, me refiero a que la propuesta de diseño  está bien integrada al sistema, al grado de que las personas lo sienten parte de su medio ambiente y la interacción entre los elementos del sistema se da de forma fluída. Por ejemplo, el tren cuenta con vagones especiales para aparcar las bicicletas, mientras el ciclista puede irse a sentar cómodamente durante el trayecto. En el metro los espacios también son muy amplios para viajar con la bicicleta sin problemas.


 Figura 4. Bicicleta viajando en metro


En todo este sistema organizado y funcional del uso de la bicicleta los diseñadores tienen mucho que decir y hacer, en el caso específico de países como  Dinamarca y Holanda hay un interés permanente de diseñar objetos relacionados a la bicicleta. En la escuela  de diseño Dinamarca: Danmarks DesignSkole,  en la exhibición de  proyectos anuales 2011, se presentó el diseño del sistema de renta de bicicletas (parecido al proyecto ecobici de la ciudad de México). La idea era generar  un diseño holístico del sistema que incluía: la bicicleta, la identidad gráfica, la propuesta de negocio, los parqueaderos, y la aplicación para teléfonos o tabletas electrónicas.  

Figura 5. Diseñando sistemas

De todo lo anterior, concluyo que:

El diseño está mejor integrado en esos países escandinavos  en aspectos cotidianos.  No todo es mobiliario y  hay una búsqueda permanente para mejorar los servicios como estrategia del bien común. El éxito de la bicicleta no se debe únicamente al objeto, es igual de importante como se construye el sistema del que es parte integral. 

De tal forma, es importante considerar si el diseño que estamos creando debe de ir acompañado de un sistema integral para que funcione óptimamente. Visualizar el problema de forma total, y generar una solución de igual magnitud es fundamental, aunque eso signifique que no tengamos que diseñar un artefacto en específico.

Finalmente, participar en el diseño de sistemas como el que describí en esta entrada es algo que disfrutaría hacer como diseñador.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Función Estética en los productos

¿Cuáles son las ofertas laborales para diseñadores Industriales?

Principios de organización de la Gestalt en el diseño de producto